¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto
Servicio de Creación de Empresas  Síguenos en Facebook                   Suscríbete  

Tipos de cotización

29,8%

Acogido a protección por incapacidad temporal (IT). Cubre baja por enfermedad común y accidente no laboral  lo que implica que a partir del 4° día que esté enfermo tiene derecho a una prestación en base a lo cotizado. Deberá cotizar al menos 6 meses para tener derecho a dicha prestación. En el caso de accidente no laboral no exigen un tiempo mínimo de cotización. La IT debe ser cubierta por una Mutua homologada (Seg. Social le proporciona un listado de las mismas).

A partir del 01 de enero del 2008 será obligatoria, salvo que el administrado tenga cubierta esta cobertura a través de otro régimen de la Seguridad Social y siempre que no tenga la condición de económicamente dependiente o bien desempeñe actividades en el que la cobertura por contingencias profesionales resulte obligatorio por su mayor riesgo de siniestralidad. De no ejercitarse en el momento de causar alta (por encontrarse en el caso posible), estos trabajadores podrán acogerse a dicha protección mediante solicitud por escrito que deberá formularse antes del 01 de octubre de cada año, con efectos desde el 01 de enero del año siguiente.  El tipo por contingencias comunes para trabajadores que tengan cumplidos 65 años y 38 años y 6 meses cotizados o 67 años y 37 años cotizados es del 3,3%.

29,3%

 Acogido a protección por incapacidad temporal (IT) y además tiene cubierto protección por cese de actividad y/o contingencias profesionales.

26,5%

No cubre protección por incapacidad temporal (IT). Sólo es posible esta opción para aquellas personas que tengan cubierta la Incapacidad Temporal a través de otro régimen de la seguridad social y siempre que no tenga la condición de económicamente dependiente o bien desempeñe actividades en el que la cobertura por contingencias profesionales resulte obligatorio por su mayor riesgo de siniestralidad.

Contingencias profesionales

Cubre accidente de trabajo y enfermedad profesional, lo que implica que a partir del primer día siguiente de la baja, tendrá derecho a recibir una prestación en base a lo cotizado. Para solicitar esta cobertura tendrá que cubrir además la IT por enfermedad común, realizándose con una Mutua Homologada y debiendo formalizarse, las coberturas mencionadas,  con la misma entidad.  Si en el momento del alta en el régimen opta por tener cubierta esta contingencia,  podrá renunciar a ella siempre que se notifique por escrito antes de 01 de octubre de cada año, para que tenga efectos el 01 de enero del año siguiente;  igualmente si no la solicita en el momento de inicio de actividad y con posterioridad desea acogerse, podrá formularla por escrito antes de 01 de octubre de cada año, teniendo efecto el 01 de enero del año siguiente.

El tipo que le corresponde dependerá del grado de peligrosidad de la actividad que realice el autónomo (del 0,90 % al 7,15%). En el caso de trabajadores que realicen varias actividades que den lugar a una única inclusión en este Régimen Especial, la cobertura de accidente de trabajos y enfermedades profesionales se practicará por aquella que resulte el tipo de cotización más alto.

Protección por cese de actividad

Cubre derecho al disfrute de una prestación económica, a partir del segundo mes posterior a aquel en el que se produjo el hecho causante del cese de actividad. Esta cobertura, a partir del 01 de enero de 2015, no estará ligada automáticamente al haber cubierto las contingencias profesionales. El tipo de cotización correspondiente a dicha protección es el 2,2% (sobre la base de cotización) para el año 2017. El derecho a recibir prestación se reconocerá siempre que se reúna determinados requisitos: un mínimo de tiempo cubriendo esta cobertura (mínimo 12 meses continuados e inmediatamente anterior a la situación de cese ), hallarse al corriente en el pago de las cuotas ( con la excepción recogida en el art. 4.1.e) de la Ley 32/2010) y encontrarse en situación legal de cese de actividad.

Se entiende que se produce situación legal por cese de actividad cuando dicho cese es motivado por las causas siguientes: a) motivos económicos, técnicos, productivos u organizativos determinantes de la inviabilidad de proseguir con la actividad (1º) pérdidas derivadas del desarrollo de la actividad en un año completo, superiores al 10% de los ingresos obtenidos en el mismo periodo, excluido el primer año de inicio de actividad. 2º)Ejecuciones judiciales tendentes al cobro de deudas reconocidas y que comporten al menos el 30% de los ingresos del ejercicio económico inmediato anterior.; 3º) Declaración judicial de concurso que impida proseguir con la actividad), b) por fuerza mayor, c) por pérdida de licencia administrativa no motivada por incumplimientos, infracciones, faltas administrativas o delitos imputables al autónomo, d) violencia de género, e) Por divorcio o acuerdo de de separación matrimonial siempre que el autónomo solicitante ejerciera funciones de ayuda familiar en el negocio de su excónyuge.

En el caso de socios de sociedades mercantiles que vayan al RETA, se producirá dicha situación legal, cuando cesen involuntariamente en el cargo de consejero o administrador o en la prestación de servicios a la misma y la sociedad haya incurrido en pérdidas en lo previsto en el apartado a) 1º del párrafo anterior, o bien haya disminuido su patrimonio neto por debajo de las dos terceras partes de la cifra del capital social.

Para los trabajadores autónomos económicamente dependientes, además de lo enunciado anteriormente, se encontrarán en situación legal de cese de actividad cuando ésta se produzca por extinción del contrato suscrito por el cliente del que dependan económicamente, en los siguientes supuestos: a) terminación de la duración convenida en el contrato; b) por incumpliendo contractual grave del cliente; c)por rescisión de la relación contractual adoptada por causa justificada por el cliente; d) por rescisión de la relación contractual adoptada por causa injustificada por el cliente; e) por muerte, incapacidad o jubilación del cliente que impida la continuación de la actividad.

La situación legal de cese recogida en este último apartado, será igualmente aplicable a trabajadores que carezcan del reconocimiento de económicamente dependiente pero que su actividad cumpla con las condiciones para ello.

La cuantía de la prestación económica por cese de actividad será del 70% de la base reguladora (promedio de las bases de cotización de los últimos 12 meses anteriores a la situación de cese), variando el periodo de percepción de dicha prestación en función de los meses cotizados con la cobertura (a 12 meses de cotización le corresponden 2 meses de protección, a 48 meses o más cotizados le resultan 12 meses de prestación). Los trabajadores autónomos a partir de los 60 años verán incrementada la duración de la prestación ( ej: a partir de 43 meses cotizados, tendrán derecho a 12 meses de percepción).
Asimismo para el cálculo de la cuantía de la prestación se atenderá a los límites establecidos en el art.9.2 de la Ley 32/2010.

La protección por cese de actividad alcanzará también a los trabajadores autónomos que ejerzan su actividad profesional conjuntamente con otros en régimen societario o bajo cualquier otra forma jurídica admitida en derecho.

Otros aspectos

Los autónomos económicamente dependientes (aquéllos que realizan una actividad económica o profesional a título lucrativo y de forma habitual, personal, directa y predominante para una persona física o jurídica, denominada cliente, del que dependen económicamente por percibir del él, al menos, el 75% de sus ingresos por rendimientos de trabajo y de actividades económicas o profesionales. Ver desarrollo en Anexo) deberán obligatoriamente cotizar por accidentes de trabajo y enfermedad profesional.

A partir del 01 de enero de 2008, los trabajadores autónomos que no hayan optado por dar cobertura a las contingencias derivadas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, efectuarán una cotización adicional equivalente al 0,1 por ciento, aplicado sobre la base de cotización elegida, para la financiación de las prestaciones por riesgo durante el embarazo y riesgo durante la lactancia natural.

Ejemplo 1 : Si desea cotizar por la base mínima: 893,10 euros:

- Si debe acogerse a IT pagará 893,10 x 29,9% =267,04 €/mes

- Si no está obligado a cubrir IT pagará 893,10 x 26,6% =237,56 €/mes

Ejemplo 2: Si desea cotizar por la base máxima: 3.751,20 euros:

- Si debe acogerse a IT pagará 3.751,20 x 29,9% = 1121,61 €/mes

 - Si no está obligado a cubrir IT pagará 3.751,20 x 26,6% =997,82 €/mes

 

ImprimirCorreo electrónico

creacion-empresas-blanco

 

Solicita cita previa

en el

922 100 405

922 100 410